Mercedes-Benz muestra su compromiso con el Acuerdo Mundial de Paris.

RAHNMercedesDeja un comentario

La reducción de CO2 y la movilidad sostenible son elementos clave de la estrategia empresarial. Como parte del plan de sostenibilidad “Ambition 2039”, Mercedes-Benz trabaja para ofrecer en 20 años su gama de vehículos nuevos neutros en cuanto a las emisiones de CO2. Mercedes-Benz AG es el primer fabricante de automóviles premium cuyos objetivos de protección del clima se han verificado científicamente por la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (SBTI). Con estos objetivos, la empresa apoya el Acuerdo Mundial de París sobre el cambio climático. El objetivo de este acuerdo es reducir el calentamiento global al menos 2°C frente a los niveles preindustriales.

“Para la reducción de las emisiones de CO2, nos hemos fijado ambiciosos objetivos y estamos aplicando medidas concretas. Por ejemplo, estamos invirtiendo una cifra de diez dígitos en la expansión de nuestra gama eléctrica. Somos conscientes de nuestra responsabilidad y cumplimos nuestra parte”, expone Ola Källenius, Presidente de Daimler AG y Mercedes-Benz AG. “Al tener nuestros objetivos de protección climática científicamente reconocidos por la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (SBTI), aseguramos nuestro apoyo en camino del Acuerdo de París sobre el cambio climático”.

Mercedes-Benz AG se ha fijado el ambicioso objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de su gama de vehículos nuevos durante su uso (como parte del Scope 3, de las tres áreas de emisiones establecidas) en más de un 40 por ciento para 2030 frente a los valores de 2018.

Para ello, Mercedes-Benz confía en una inteligente combinación de motores de combustión de última generación y una electrificación parcial con tecnología de 48 voltios, híbridos enchufables a medida y eléctricos alimentados por baterías o mediante pila de combustible. Mediante el empleo de los llamados “e-fuels”, los motores de combustión también podrían llegar a ser “neutros en CO2” en el futuro por así decirlo. Los e-fuels son combustibles sintéticos. Se convierten en una alternativa real cuando su síntesis se deriva de energías renovables y el CO2 se obtiene de la atmósfera o proviene de la biomasa.

Sin embargo, al margen de las posibilidades puramente tecnológicas, la ampliación de la infraestructura y las condiciones específicas del mercado, el factor determinante de los objetivos de protección del clima será, en última instancia, una cosa por encima de todo: la decisión de compra de los clientes a favor de estos productos eficientes.

Markus Schäfer, miembro del Consejo de Administración de Daimler AG, responsable en el grupo de investigación y desarrollo de Mercedes-Benz Cars: “No hay duda de que nuestro objetivo a largo plazo para una movilidad neutra en CO2 está ligada a la electrificación. Nuestra estrategia es muy clara: `Eléctrico primero’. Al desarrollar una nueva arquitectura de vehículo primero diseñamos el coche como un vehículo puramente eléctrico, después pensamos en las modificaciones; por ejemplo, en una propulsión híbrida enchufable. En nuestra opinión, y al menos a medio plazo, no habrá una sola tecnología de motorización en el futuro, sino varias. Por ello, abrimos este camino hacia las tecnologías sostenibles para poder reaccionar de forma flexible a las situaciones de demanda individuales de nuestros clientes y el desarrollo de los distintos mercados”.

La Iniciativa Objetivos Basados en la Ciencia: una alianza de organizaciones para la protección del clima

Además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del parque de vehículos nuevos durante su uso, las emisiones directas de CO2 de las fábricas y el abastecimiento de energía (los Scope 1 y 2  se educirán a la mitad en 2030 en comparación con los registros de 2018, según el report profile) . Este objetivo de reducción relacionado con la producción está en la línea de los descubrimientos científicos actuales, con un calentamiento global máximo de 1,5 grados. Aquí se puede comprobar cómo Daimler calcula sus emisiones de CO2 en general.

A mediados de 2015 una alianza entre las renombradas organizaciones de protección del medioambiente y el clima CDP (con anterioridad Carbon Disclosure Project), el Pacto Mundial de Naciones Unidas (UNGC), el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) fundaron la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (SBTI). Con el propósito de crear un marco dentro del cual las empresas puedan reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero sobre una base científica. Daimler se unió a esta iniciativa en 2016 con el fin de presentar objetivos vinculantes en un plazo de tres años.

Para que se reconozcan oficialmente sus objetivos climáticos con base científica, las empresas involucradas presentan sus planes a la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia, cuyos expertos los examinan a fondo. Hasta la fecha, casi 700 empresas se han unido a esta iniciativa.

Para obtener una evaluación positiva, las empresas participantes deben demostrar que sus objetivos reflejan el último estado de la investigación. También necesitan lograr un ahorro mínimo que es necesario para que un participante en el mercado en un sector relevante y de este tamaño logre los objetivos globales del Acuerdo de París.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *