Prueba del Mercedes Clase C 200 1.5 gasolina de 184 CV

RAHNMercedesDeja un comentario

tecnología híbrida.

Mercedes ha renovado el Clase C. Aparte de las típicas mejoras de un restyling, destaca el C 200 de gasolina, que ahora es un microhíbrido gracias a un pequeño motor eléctrico de 10 kW -14 CV-. Este sistema sirve para poner en marcha el propulsor -sustituyendo al motor de arranque-, generar electricidad para los sistemas eléctricos -reemplazando al alternador- y, en momentos puntuales, proporciona energía al propulsor de combustión de cuatro cilindros y 1.5 litros.

Para poder utilizar este motor eléctrico, el C 200 cuenta con un sistema eléctrico de 48 V, pues uno convencional de 12 V no sería suficiente para abastecer a este propulsor y al resto de sistemas eléctricos del coche. Gracias a ello, y a las modificaciones realizadas en el bloque de gasolina de 184 CV, cumple con la normativa de emisiones más reciente -Euro 6d temp- y tiene la etiqueta Eco de la DGT, por lo que puede circular y aparcar por Madrid y Barcelona cuando se apliquen restricciones al tráfico por alta contaminación.

En la práctica, este C 200 consume poco para ser un gasolina de 184 CV, 4,68 metros y 1.505 kilos, pero no gasta tan poco como un diésel. Por eso, es recomendable si necesitas la etiqueta Eco o no recorres más de 20.000 km/año; de lo contrario, opta por el diésel.

Por dentro, más moderno

El interior mantiene el mismo diseño y disposición de mandos, pero algunos materiales son de mayor calidad y hay nuevos colores para la tapicería. La postura de conducción tampoco cambia: es muy fácil sentirse a gusto.

Panel de instrumentos digital. Además del nuevo volante multifunción con botones táctiles heredado del Clase S, el Clase C ahora puede llevar la instrumentación digital de la foto con pantalla de 12,3″ por 943 euros. Así, permite elegir entre diferentes visualizaciones; su manejo es muy sencillo y puede aportar más información que el cuadro analógico.

Casi como sus rivales. En términos de espacio no hay cambios; el habitáculo sigue siendo tan grande como el de sus alternativas, aunque la plaza central trasera puede resultar incómoda porque tiene menos espacio para las piernas. Con 435 litros, el maletero es un poco más pequeño que el de sus rivales, que están en 480 litros.Conectividad. De serie, incluye el sistema multimedia Audio 20 GPS con pantalla táctil central de 7″, navegador, Internet y función Mirror Link compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Con el paquete Advantage -2.320 euros- incorpora pantalla táctil de 10,25″ y, opcionalmente, se puede utilizar el teléfono móvil como llave digital para abrir y cerrar el vehículo -125 euros-.

¿184 CV? El motor 1.5 Turbo de 184 CV destaca por suavidad, tanto que por momentos este C200 parece menos rápido de lo que es: tarda 7,7 segundos en pasar de 0 a 100 km/h -algo peor que sus rivales-. Los 14 CV del motor eléctrico ayudan a mover el conjunto cuando ya está lanzado, pero no son útiles para mejorar las prestaciones.

Gasta poco, pero… El cambio de nueve marchas funciona muy bien en toda circunstancia y, a partir de séptima, ayuda a reducir el consumo en carretera -a costa de una respuesta más pobre-. En la práctica, este C 200 se mueve en torno a los 7,5 L/100 km media, que no está mal.

Un maestro. Uno de los puntos fuertes del C 200 es su comportamiento: es muy cómodo pero, al mismo tiempo, ágil y estable, gracias a una dirección precisa y unas reacciones extremadamente nobles.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *